Les ha pasado que siempre que quieren comerse un pedacito de chocolate se sienten con un remordimiento que tienen que trotar 10 kilómetros para bajarlo. O un martes a las 5:00 pm quieren comerse un helado pero no se lo comen porque no es tu “cheat day” o piensan “apenas estamos a Martes, entonces no puedo pecar hoy”. Pues quiero contarles que no están solos. La mayoría de nosotros (y me incluyo porque muchas veces caigo en eso) dejamos pasar momentos de alegría, o evitamos ir a lugares porque “ahí hay comida engordadora que no puedo comer”. Este comportamiento de abstención a la comida ha incrementado con el famoso cheat meal o comida trampa que nos han querido vender para decirle a un helado, hamburguesa, perro caliente, pizza o cualquier comida que no se denomine sana.

Hay quienes dicen que es necesaria para tu salud mental, ya que si quieres bajar de peso debes llevar una dieta estricta, baja en carbohidratos y el cheat meal sirve como un respirito para el cerebro que te saca de la rutina. Además que ayuda a que tu metabolismo se acelere porque como llevas una dieta baja en calorías, al ingerir una comida calórica tu metabolismo debe esforzarse mas por quemarla y digerirla. Lo cual ayuda a que tú dieta sea llevadera. Ahora, esto es muy cierto siempre y cuando esta restricción no te afecte en tu día a día.

Ahora, muchísimas personas se pasan de lunes a viernes diciendo que no pueden comer dulces o no pueden comerse una pizza o no es mi cheat day ect. Y cuando llega el fin de semana quieren comerse el mundo entero. ¿Por qué les pasa esto? Hagamos este ejercicio. Si les digo, no piensen en un elefante azul, ¿qué es lo primero que se imaginan? En el elefante azul. Lo mismo pasa con nuestro cerebro. Si ustedes le dan la orden de que no pueden comer la comida X porque es mala, su cerebro automáticamente va a imaginársela y van a pasar toda la semana pensando en eso lo cual hace que la quieran más. Entonces, cuando por fin llega el famoso cheat meal terminan comiendo más de la cuenta por estar restringidos por tanto tiempo lo cual ya pasan a comer desaforadamente el dia entero. Piensan que es su única oportunidad de comer, entonces, vamos a comer todo lo que pueda. Y es aquí cuando viene el remordimiento de que comieron demasiado, me voy a engordar y se sienten culpables. Cuando llega el lunes tienen un sentimiento de culpa que los mata y vuelven a restringirse. Dejan de comer, hacen mucho ejercicio, o se toman laxantes etc. Y empiezan otra vez un ciclo de restricciones y atracones de comida que puede llegar a ser contraproducente para su salud.

¿Porque pasa esto?

Al momento de darle la orden al cerebro que lo que te vas a comer es una trampa o es algo indebido, que no se puede, nuestro cerebro automáticamente va a querer hacerlo más, o comerlo más. Se acuerdan cuando su mama les decía que no podían ir a una fiesta o que no podían hacer tal cosa, ustedes automáticamente querían hacerlo más. Bueno lo mismo pasa cuando le dan la orden al cerebro que no puede comer.

Quiero empezar preguntándoles ¿a quién engañan? Si, respóndanme eso. ¿A quién están engañando por comerse un helado? Si se van a comer un helado diciendo que es trampa o cheat meal, entonces porque se lo comen. Si se van a comer un chocolate y después no pueden con el remordimiento de que se lo comieron ¿Por qué se lo comen? El hecho que connotan estas comidas como malas, trampa o como “cheating” tu cerebro va a mandarles una señal de que estas no son permitidas. Ahora, añádele que como se han restringido tanto lo más seguro es que terminen comiendo más. Todo esto lleva a tener un sentimiento de culpa con pensamientos locos de como remediar el hecho de que te saliste de tu alimentación sana, o mejor dicho, empiezan a ver cómo van a quemar todas esas calorías malas. Porque “engañaron” al estilo de vida saludable. Entonces empiezan a tener comportamientos de castigo, que si haciendo más ejercicio, que si dejando de comer o la combinación de los dos, que a la final nos llevan a hacer locuras. En el mundo de la salud, tu salud mental juega un papel muy importante, tan importante como comer saludable. Estos pensamientos negativos hacia la comida no te dejan tener una salud mental buena.

Para evitar caer en este ciclo, les dejo unos tips de cómo prevenir los atracones y qué hacer si comieron de más durante el fin de semana:

  1. Empecemos por no referirse a la dieta: esta palabrita ha adquirido un significado muy negativo entre nosotros. Mejor pensemos en tener una alimentación sana. Al quitar esta connotación negativa estamos disminuyendo el estrés que nos produce el no comer algo sano y quitamos las barreras que esta palabra lleva. Además una dieta se suministra para cierto periodo de tiempo y lo que buscamos es volver esto nuestro estilo de vida.

  2. Cambiemos la forma en como le das una orden a tu cerebro. No le órdenes a tu cerebro de forma negativa: si tú quieres lograr algo siempre dale la orden al cerebro de forma positiva. Es decir, en vez de decirle que no puedes comerte X alimento, mejor dale la orden que  si puedes comerlo pero prefieres comerlo otro día. Vas a ver como las ganas de comértelo en ese instante disminuyen.

  3. Enfócate en alimentos que puedas comer: si estas en un plan de eliminar grasa y tienes una dieta que seguir, enfócate en los alimentos que te mandan en la dieta en vez de enfocarte en los que no puedes comer. Es decir, piensa todas las posibilidades que te dan en vez de pensar en que no puedes comer chocolate, no puedes comer postres, no puedes comer pizza. Esto hace que te obsesiones en lo que no puedes y no disfrutes el proceso.

  4. Cambiemos el nombre de cheat meal a love meal: en el instante que tú le cambias la mala connotación por una buena, tu sentimiento de culpa desaparece y la disfrutas más. Ahora, no es que vas a arrancar a comerte el litro de helado. Mantén tus proporciones. ¿Por qué le llamo love meal? Porque tu cuerpo y tu mente te lo piden, porque tenías un antojito y no hay cosa más rica que complacerte y mimarte. Porque por lo general cuando hay estos postrecitos, o el arroz delicioso que hace tu abuela o un postre de tu tía favorito es cuando tenemos reuniones familiares o salidas a comer con amigos donde compartimos, donde nos unimos con los que más queremos. Entonces porque no disfrutarla.

  5. No te castigues: es decir no dejes de comer el día después. Muchas personas se castigan porque se comieron un postre. He escuchado muchas veces que dicen “hoy voy a tomar sopa todo el día porque ayer me comí un postre” o “no voy a comer en todo el día porque en la noche voy a pecar”. Les quiero decir que esto es lo peor que pueden hacer porque entran en un ciclo vicioso donde se restringen y luego se desaforan al momento que vean comida. ”. Estos pensamientos de autocastigo no son buenos, lo que generan es ansiedad y descontrol a la hora de comer.  Mejor coman saludable durante el día y así no llegan con un hambre que se quieren comer una vaca, si no se dan un gustico manteniendo las proporciones.

  6. No te sobreentrenes: no vayas al gimnasio 2 horas por el pedacito de chocolate.

     Más bien entrena más duro y aprovecha toda esa energía para dar lo mejor de ti.

  7. No te sientas culpable: esta es muyyyy importante. Mejor analiza la situación. ¿Sera que comiste de más? Si es el caso pregúntate ¿por qué? ¿Sera que solo fue un pedacito? ¿Qué tan malo puede ser si por lo general tienes una dieta balanceada? Si tuviste un atracón de comida, pregúntate ¿Qué situaciones llevaron a que lo hicieran? ¿Cómo te estabas sintiendo cuando estabas comiendo?

  8. Ve al gimnasio: muévete, sal a correr, ve a nadar, baila o lo que quieras pero trata de estar en movimiento. El ejercicio ayuda a sentirte bien contigo mismo, te eleva tus niveles de serotonina,  la hormona de la felicidad, te mantiene con muchísima energía y te ayuda a quemar calorías extras.

  9. ¡No te estreses! A todos nos pasa y no es el fin del mundo. Mejor aprende a conocerte y ver que situaciones te llevan a que termines comiendo un poquito más. Además que al estresarte generas cortisol y el cortisol no deja que bajes de peso.

Si es cierto que comer desaforadamente no ayuda a mejorar tu salud pero quiero dejar claro que no es que no podamos comer lo que nos gusta, es simplemente tomar decisiones y ser consiente que todas las decisiones que tomemos nos llevan a una consecuencia. Trabajar en torno a la salud requiere de ser conscientes que también existe una salud mental que es el eje de todo. Si viven mortificados por el pedacito de chocolate que se comieron o evitando eventos familiares su salud mental y emocional se va a ser afectada. Evitar eventos nos hace sentirnos solos y la soledad y el aburrimiento son los mayores contribuyentes a comer en exceso. Todo es balance y recuerden que esta nueva moda del fitness o alimentaciones sana, al igual que en el mundo, no es blanco ni negro existen tonalidades grises.

¡Espero que este articulo les sirva!

Psicóloga – Nutricionista